Español(Spanish Formal International)English (United Kingdom)
Investigación Ecología Pesquera
Ecología Pesquera

Investigación

Coordinador: Dr. Salvador Emilio Lluch Cota

Importancia de la ubicación geográfica del CIBNOR dentro del contexto nacional pesquero

Mapa de B.C.S.

El CIBNOR se encuentra ubicado en La Paz, B.C.S., en el noroeste mexicano. Esta zona del Pacífico de México es la región más importante del país en la producción pesquera nacional. Aportó entre el 59 y 63% del volumen total entre 1998 y el 2000. En gran parte esta producción proviene del Golfo de California, considerado como una de las regiones más productivas del océano mundial. Además, la región cuenta con un corredor de surgencias a lo largo de la costa occidental de la península de Baja California. Estos ecosistemas marinos, comparables a los que sustentan la producción de potencias pesqueras como Estados Unidos, Japón, Chile, Perú y Sudáfrica, deberían haber permitido al país alcanzar un nivel más avanzado en esta actividad económica.

México dentro del contexto mundial pesquero. Relevancia nacional y regional

Pesca en barco

México está entre los primeros 20 países en producción pesquera, con alrededor de 1.4 millones de toneladas anuales que significan el 1.5% de la captura mundial. El sector aporta alrededor del 0.7% del PIB nacional, y emplea cerca del 1.3% de la población ocupada. Si a nivel nacional estas cifras pudieran ser interpretadas como indicativas de una actividad económica menor, es evidente que la perspectiva correcta para dimensionarla es la regional: casi dos tercios de la producción proviene de cuatro estados: Sonora, Sinaloa, Baja California y Baja California Sur.

Situación actual de la pesca en México y perspectivas

La mayor parte de la captura nacional se basa en unos pocos recursos masivos: los pelágicos menores (sardinas, macarelas, etc.) y mayores (atún), el calamar y camarón. Salvo la del camarón, se reconoce que las pesquerías masivas tienen todavía potencial de crecimiento. Más aún, existen reservas comprobadas de recursos inexplotados capaces de aumentar significativamente la captura nacional: investigaciones del CIBNOR han permitido identificar reservas comprobadas de recursos capaces de aumentar significativamente la captura nacional. Por ejemplo, cálculos conservadores indican la posibilidad de obtener capturas del orden de las 40,000 a 100,000 toneladas anuales de langostilla en la costa occidental de Baja California Sur y otro tanto puede esperarse para el caso de la merluza y las triglas. Sólo sobre la base de estos tres recursos potenciales la captura nacional podría incrementarse en alrededor del 15%. Otros recursos potenciales localizados en la costa occidental son: cangrejos de profundidad, pelágicos menores, calamar, macroalgas, etc., cuyos volúmenes potenciales de captura en conjunto podrían estimarse en cientos de miles de toneladas.

La actividad pesquera en México tiene un amplio margen de crecimiento económico, derivado de su atraso. Salvo contados casos (p.e., abulón, langosta y camarón), la generalidad de los recursos pesqueros no gozan de un procesamiento que permita darles valor agregado y llevarlos a mercados de alto precio como lo hacen otros países sobre la base de especies similares. El posible valor agregado (extracción de aceites, aminoácidos, etc.) a los productos pesqueros de las especies tradicionales podría disminuir el esfuerzo pesquero en las mismas y, por lo tanto, mitigar los impactos negativos en la biodiversidad marina.

Barco pesquero

Enfoque y marco conceptual del Programa de Ecología Pesquera del CIBNOR

Gráfica de Pesca Sustentable

La misión del programa es realizar investigación básica y aplicada que contribuya al desarrollo pesquero nacional sobre una base de sustentabilidad y de generación de riqueza, que promueva la conservación de la biodiversidad marina y el mínimo efecto en los ecosistemas marinos mexicanos a través de la incorporación de nuevos enfoques metodológicos en la investigación pesquera y haga un uso racional y eficiente de los recursos pesqueros, buscando en cada caso aumentar el valor del producto. Para ello, el programa toma en cuenta el siguiente marco conceptual en relación a la definición de pesca sustentable:

Enfoque ecosistémico

La explotación de los recursos pesqueros debe de considerarse sobre la base de una visión de ecosistema marino. Esto es, considerar a la especie objetivo (camarón, atún, etc.) de la pesca como un elemento dentro del ecosistema y no en forma aislada. Esta visión ecosistémica de la actividad pesquera contrasta con la visión monoespecífica de hace algunos años (hasta los 1980´s) que únicamente valoraba o media el impacto de la captura comercial en la propia población que era sujeta de explotación, sin tomar en cuenta a los demás elementos (otras especies, interacción entre poblaciones, interacción con otras pesquerías, etc.) del ecosistema marino.

Captura de camarón

Impacto de la pesca en los ecosistemas marinos: identificación, evaluación y mitigación

El Programa orienta esfuerzos hacia medir el impacto o efecto de la actividad pesquera en los principales ecosistemas marinos del noroeste mexicano, con especial énfasis en el Golfo de California: impactos de la pesca de arrastre (camarón) en la biodiversidad marina del bentos, medir el impacto de la pesca de pelágicos menores en las poblaciones de aves marinas alrededor de las grandes islas del Golfo de California, estimar el impacto de la pesca de especies importantes como el calamar en el ecosistema pelágico, etc.

Fondos afectado y no afectado

Recursos pesqueros potenciales

La costa occidental de la Península de Baja California cuenta con el último reducto a nivel nacional de biomasa disponible para ser objeto de nuevas pesquerías. Existen del orden de 500,000 toneladas anuales que pudieran ser extraídas en forma sustentable, con una visión de largo plazo y con una estrategia de incorporar valor agregado a los posibles productos que se capturen. El potencial desarrollo de estas nuevas pesquerías (langostilla, cangrejo de profundidad, pelágicos menores, merluza, algas, etc.) permitiría disminuír drásticamente el esfuerzo pesquero actualmente dirigido a las pesquerías tradicionales de langosta y abulón.

Valor agregado y procesos industriales

Las pesquerías tradicionales mexicanas, aquellas que normalmente se encuentran en un punto de máximas capturas o presentan clara tendencia hacia una disminución en sus capturas, una de las estrategias a seguir en las mismas, es que los productos marinos incrementen su valor económico a través de agregar valor, por ejemplo, extraer aceites especiales, aminoácidos importantes comercialmente, compuestos como los omega 3, etc. Este posible valor agregado orientado a los productos pesqueros tradicionales y no tradicionales será uno de las estrategias que seguirá el Programa para incidir en la industria pesquera nacional. Dentro de este rubro se incorpora la optimización de procesos industriales, mejoramiento de sistemas de captura, costos ecológicos, etc.

Vulnerabilidad en los ecosistemas marinos: variabilidad natural y calentamiento global

La variabilidad natural del clima oceánico y el calentamiento global indudablemente afectan los ecosistemas marinos y costeros de la región noroeste del país. Gráfica de temperatura a nivel planetarioEl Programa incorpora estos enfoques en el concepto de pesca sustentable debido a la vulnerabilidad que presentan los ecosistemas marinos y costeros como consecuencia del calentamiento global y de la variabilidad natural del clima (ENSO, “La Niña”, calentamientos de latitudes medias, etc.). Es evidente que la zona costera de México es y será afectada por el aumento del nivel medio del mar, los cambios en los patrones de lluvias, el aumento en la frecuencia de los eventos extremos en el Pacífico, la redistribución geográfica de los recursos pesqueros, etc., son algunos ejemplos de los posibles impactos por la variabilidad climática y el calentamiento global. Por lo cual, el Programa contempla realizar investigaciones en estos campos de la ciencia.

Recuperación y ordenamiento pesquero en la región noroeste de México

La creciente demanda de productos pesqueros para cubrir las necesidades básicas de alimentación representa un reto importante a escala mundial. Internacionalmente, existe un amplio reconocimiento de la necesidad de buscar nuevos recursos, de regular la explotación de los que se encuentran en etapas de desarrollo, y de revertir el deterioro de aquellos que se consideren sobreexplotados o amenazados, así como de los ecosistemas a los que pertenecen. Pese a ello, una gran parte de las poblaciones de los recursos pesqueros siguen en etapas avanzadas de explotación, y otras enfrentan la degradación de su hábitat, particularmente en cuerpos de agua interiores. Las tendencias a la sobreexplotación se aceleran con el desarrollo de nuevas tecnologías de captura y detección, que continúan mejorando la capacidad de las flotas pesqueras para aumentar la producción.

Conforme a las orientaciones internacionales en la materia, la administración pesquera debe reconocer que la explotación inadecuada o desmedida de los recursos tendrá consecuencias negativas en el futuro. Se ha señalado que la reducción de las poblaciones sujetas a aprovechamiento a niveles biológicos o ecológicos dañinos resultará en una pérdida de beneficios potenciales como alimento, insumos y empleos a corto y largo plazo. Algunos especialistas consideran que los recursos que sean llevados a estos niveles tendrán impactos en otras poblaciones que dependan de ellos, de manera que los efectos podrán extenderse más allá de las especies objetivo. Sobre esta base, se ha propuesto que incluso una disminución importante del esfuerzo pesquero podría no tener efectos inmediatos en la recuperación de las poblaciones ni de los ecosistemas asociados, y que en algunos casos las pérdidas podrán persistir por tiempo indefinido e incluso ser permanentes.

OBJETIVOS:

Se han identificado cuatro aspectos fundamentales: la sustentabilidad del sector pesquero en el marco de la pesca responsable (FAO), sus necesidades de optimización a lo largo de la cadena productiva, sus posibilidades de crecimiento en función de las existencias de recursos potenciales y subexplotados, y la mitigación de los efectos negativos de la pesca sobre los recursos pesqueros deteriorados y los ecosistemas marinos. Los objetivos correspondientes se expresan en los siguientes términos:

  • Contribuír al desarrollo de una pesca sustentable en México.
  • Desarrollar nuevos enfoques en la investigación pesquera que permitan evaluar el impacto de la actividad pesquera en los ecosistemas marinos.
  • Contribuír a la ordenación de la actividad pesquera, mediante medidas apropiadas, basadas en los datos científicos más fidedignos disponibles, y formuladas a los efectos de mantener o restablecer las poblaciones a niveles que puedan producir el máximo rendimiento sostenible, con arreglo a los factores ambientales y económicos pertinentes.
  • Contribuír al desarrollo de nuevas pesquerías sustentables en el NW de México.
  • Desarrollar investigaciones que permitan incrementar el valor de los productos pesqueros de México.
  • Establecer un diagnóstico del potencial pesquero en la región.
Escrito por Dr. Salvador E. Lluch Cota   
Última actualización el Lunes 24 de Septiembre de 2012 12:00
 
Instituto Politécnico Nacional 195, Playa Palo de Santa Rita Sur; La Paz, B.C.S. México; C.P. 23096, Tel:(52) (612) 123-8484 Fax:(52) (612) 125-3625
Política de Privacidad y Seguridad
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.